La imperdible oferta de Obama a los empresarios.

Esta oferta est? dirigida en especial, a las peque?as y medianas empresas, que son las creadoras del 95% de los nuevos empleos en los EEUU.

?

Este es el trato:

Ud. va a expandir el negocio que tiene actualmente o crear uno nuevo, si lo prefiere. Yo me asociar? con Ud, cualquiera sea la actividad que haya elegido, siempre y cuando est? dentro de la legalidad.

?

Pero, claro, yo no puedo aportar ning?n capital, ni ayudarlo a pagar la n?mina, eso ser? cosa enteramente suya.

?

Lo que sin embargo, estar? a mi cargo, es demandarle el seguimiento de todo tipo de reglamentaciones, sobre qu? productos o servicios, qu? cantidad de los mismos, cu?n seguido, y en qu? oportunidad, los podr? ofrecer al p?blico.

?

A cambio del aporte que hago, de todas estas directivas, yo me quedar?a, aproximadamente con la mitad de las utilidades que produzca la empresa cada a?o. Dada la importancia de mi aporte, me parece que el 50%, es un porcentaje m?s que justo.

?

Considero justo, tambi?n, dado que somos socios, que me entregue el 12% de todo lo que pague en sueldos y jornales, a fin de compensarme por los gastos que incurro en la promulgaci?n de todas las leyes, que le explicar?n a UD., a quienes puede emplear, cu?ndo puede hacerlo, y c?mo puede hacerlo.

?

Llegado el momento, tal vez, Ud. decida que sus ahorros arduamente ganados, y que todos estos a?os corrieron diversos tipos de riesgos empresarios, sean retirados del negocio, vendiendo su parte a un tercero, a fin de poder disfrutar unos a?os en paz y tranquilidad.

?

Si esto es justo, es harina de otro costal, porque hay gente que no se puede retirar nunca, pero?como socio suyo, me alegro que pueda vender su parte, pu?s nuestro acuerdo establece que me corresponde un 20% adicional, muy merecido, por cierto, sobre el capital que Ud. obtenga, dada mi permanente provisi?n de nuevas reglas que Ud. debe cumplir.

?

Ya s??ya s??usted puso todo el capital original, corri? todos los riesgos, realiz? todos los trabajos, pero yo tengo una cantidad de otros socios que no han sido tan exitosos como Ud. y cuyos hijos no tendr?n las mismas oportunidades? que los suyos, lo que me parece muy injusto, por lo tanto, tendr? que pagarme el 50% del monto de la herencia que le deje a sus privilegiados descendientes, para poder realizar una redistribuci?n de la riqueza, entre los menos afortunados, tarea para la cual me eligi? el pueblo de EEUU.

?

Resumiendo: si Ud es un exitoso empresario, si es unos de esos escasos , afortunados, trabajador dedicado, que emplea una cantidad de gente, que crea productos que satisfacen al p?blico? terminar? pag?ndome m?s del 75% de los ingresos que obtuvo a lo largo de su vida. Much?simas gracias.

?

Seguramente apreciar? la razonabilidad de mi oferta, y con alegr?a se asociar? a m?, pero: cuidado!!!…, si decide no seguir al pie de la letra mis regulaciones o si trata de evadir alguno de estos justos impuestos, lo buscaremos a Ud. y a su familia en medio de la noche, tiraremos abajo la puerta de su casa, lo amenazaremos con armas de fuego y lo arrojaremos? en el fondo de una c?rcel, donde estar?n otros explotadores del pueblo.

?

As? se supone que debe funcionar una sociedad, o no? Esto es Am?rika, o no?

?

Esta es la oferta de la nueva Am?riKa a sus empresarios.

?

Esta carta es una idea del reconocido analista Porter Stansberry, a la cual agregamos ?una informaci?n que nos muestra la comparaci?n de sueldos entre empleados del Estado y los de la actividad privada,? publicada por el Bureau of Labor Statistics

 

PAYCHECK
The typical federal worker is paid 20% more than a private-sector worker in the same occupation. Median annual salary:

Federal Private Difference
$66,591 $55,500 $11,091

Sources: Bureau of Labor statistics, USA TODAY analysis

?

?

Queda reflejado, con toda claridad, a trav?s de la ?propuesta?, basada en la m?s cruda realidad, y por las estad?sticas oficiales, cu?l es la visi?n del gobierno de Obama con respecto a la actividad empresarial privada.

?

Esta visi?n, de redistribuci?n de la riqueza, como orgullosamente la define el se?or Presidente, por supuesto, no es la aplicada a un grupo de las m?s grandes instituciones financieras, o a ciertos grupos empresarios, que son grandes aportantes a sus campa?as electorales.

?

Si el lector est? interesado podemos proveerle las estad?sticas oficiales, comparativas de 216 ocupaciones distintas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *