ARMAS AT?MICAS Y BOLSA: UNA EXTRA?A PAREJA

El d?a 7 de Mayo de 2014, todos los habitantes informados de la Federaci?n Rusa, esperaban con gran ansiedad el desarrollo de los ejercicios militares que se desarrollar?an, el d?a siguiente 8 de Mayo en varios lugares del territorio ruso, as? como de su espacio a?reo y de su mar territorial.

Estos ejercicios, del d?a 8, fueron seguidos con ansiedad por Putin, por todos sus jerarcas militares y por muchos aliados de varias ex-rep?blicas sovi?ticas, con las que tienen un tratado de defensa mutua.

Los ejercicios estaban destinados a demostrar, la capacidad de respuesta de las Fuerzas Armadas Rusas, ante un ataque nuclear enemigo, y fue considerado un gran ?xito, por todas las autoridades.

En el video que adjuntamos podremos apreciar el uso de gran diversidad de armas, entre ellas, el lanzamiento de un misil Intercontinental Topol desde el Cosm?dromo de Pletesk, a unos 880 Kms al norte de Mosc?, el que impact? su objetivo, situado en la pen?nsula de Kamchatka, a miles de kil?metros.

Tambi?n lanzaron misiles intercontinentales, los submarinos at?micos Tula y Podolsk pertenecientes a las flotas del Norte y del Pac?fico.

Es muy impresionante ver en el video, el ataque llevado a cabo por las bater?as de Katiushkas, disparando una lluvia de misiles, en forma simult?nea.

El mismo d?a 7 de Mayo, en el que toda Rusia estaba pendiente del gigantesco ejercicio militar, y por el s?lo hecho de que Putin pidiera el aplazamiento de las elecciones en Donetz, (y que sus propios seguidores no piensan cumplir, complicando a?n m?s la situaci?n) centro de la resistencia pro-rusa, se produjo una suba del 4,26% del Indice RSX (Market Vector Russia ETF), que cotiza en la bolsa de New York, y casi 1% al d?a siguiente.

Pero el premio Gordo se lo llevaron los que apalancaron su inversi?n utilizando opciones Call:

Los calls de Mayo, con strikes 24 y 25, ganaron al cabo de las dos sesiones, 155% y 176% respectivamente

Es dif?cil de creer que pueda suceder este tipo de reacci?n tan positiva en estas circunstancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *